physician-noting-down-symptoms-patient_e

DIAGNÓSTICO EN EL EMBARAZO Y RECIÉN NACIDOS

Un diagnóstico precoz y un tratamiento efectivo desde el embarazo y en recién nacidos, puede impactar favorablemente el futuro desarrollo del bebé, incluso evitar secuelas permanentes y empeoramiento de síntomas iniciales.

El diagnóstico durante el embarazo será clave para confirmar la infección por CMV y entonces iniciar un proceso de tratamiento y/o seguimiento al bebé. Para diagnosticar el CMV se realizará un test IGG/IGM y en algunos casos se solicitará un test de Avidez para confirmar el período de infección. 
 

En el caso del recién nacido, el diagnóstico se realiza mediante la demostración del virus en los fluidos corporales, como la orina o secreciones faríngeas del recién nacido en las primeras tres semanas de vida. Después es difícil determinar si la infección es congénita o postnatal. El virus puede detectarse en cultivos de los fluidos o por un test PCR.